Seguro que estás satisfecho y feliz. Diciembre ya terminó y lo disfrutaste al máximo. Fue como si cada dos días volviera a ser sábado. Las fiestas y las reuniones con la familia no pararon. ¿Qué te parece si ahora  compensamos poco a poco los excesos?

Tengo algunas ideas para ponernos a mano, pero tienes que prometer que harás tu mejor esfuerzo en cumplirlas. Sé que eres alguien ocupado y muchas veces no te sobra tiempo para ponerme atención, pero créeme que si lo haces, los resultados los verás reflejados, y estarás más contento contigo mismo.

  • Si en las fiestas pasadas comiste de más, procura ahora regular tus porciones. Hazme sentir menos inflado y más cómodo.
  • Sugiero que empieces a caminar un poquito más. Tal vez en lugar de tomar el transporte en donde siempre, súbete una o dos estaciones más adelante.
  • No me prometas cosas que vas a abandonar pronto. Encuentra tu ritmo y momento del día perfecto. Fíjate en los pequeños detalles que me hagan sentir bien. Lo podemos hacer con calma y sin esfuerzos obligados.

Haz que nos sintamos livianos y libres, en lugar de encerrados y apretados. Lo que te digo no es únicamente por mí, sino por ti también. Convivamos juntos y seamos uno mismo. No me trates como si fuera un desconocido.

Atentamente:

Tu Cuerpo

#EscuchaAtuCuerpo