- ¡Hola! Oye, nuestra época favorita del año está muy cerca; reuniones con nuestros amigos, intercambios, posadas, Navidad, Año Nuevo, sin duda esperé tanto.

- Sí mucha fiesta, mucha fiesta, pero ¿ya te pusiste a pensar en que puedes caer en excesos? Ponche, tamales, el lomo enchilado de tu tía Lola, los buñuelos, el champurrado, la ensalada de manzana que hace tu mamá… Tú me prometiste que uno de nuestros propósitos de año nuevo sería adquirir nuevos hábitos y comenzar a cuidarnos… En este último mes, ¿lo cumplirás?

- Sí, pero….

- ¿Pero qué? No quiero que empieces con “Pues total, un poquito más de esto y aquello y en enero ya me activo con TODO”, acuérdate que el otro día nos cansamos al subir las escaleras, te lo dije…

- Tienes razón, no me voy a esperar hasta enero para comenzar, esta vez será un Fin de año diferente, vamos a comenzar desde hoy a cambiar hábitos.

- ¿Y cómo piensas lograrlo?

- Cuidando las porciones. Nos tomaremos un vasito nada más, en las cenas con familia y amigos nos serviremos poquito de todo, y aprovecharemos los tiempos libres para salir a caminar y activarnos más.

- ¡Me sorprendes! Me alegra que me pongas atención. Recuerda que tú y yo somos el mejor equipo. La clave está en la porción.

Atentamente:

Tu Cuerpo

#EscuchaAtuCuerpo